Tarta de panna cotta de naranja sanguina

La receta que os traemos es una de esas sencillas, muy sencillas y que con un toque de decoración queda de lo más mona. Se trata de una Tarta que haremos con una masa quebrada muy fácil de manipular y un relleno que en realidad es una panna cotta de naranja.

La idea de rellenar tartaletas con panna cotta nos parece fantástica puesto que es una receta muy versátil, se puede hacer panna cotta de casi cualquier cosa, así que en breve nos pondremos manos a la obra con otra versión 😉

Para decorar hemos usado una naranja cortada en rodajas finas y que vamos a confitar. De esta manera además de quedar de lujo tendrá un delicioso sabor dulcecito que os encantará.

Dicho esto no ponemos el delatal?

Tarta de panna cotta de naranja sanguina

Preparación: 1h 30′ + enfriado
  Raciones: 8
⥯  Dificultad: baja

Ingredientes

Para la masa:

  • 250 gr harina común
  • 125 gr mantequilla
  • 2 claras de huevo

Para el relleno:

  • 1/2 litro de nata
  • 1/2 litro de zumo de naranja
  • 1 naranja entera
  • 200 gr azúcar
  • 100 ml agua
  • 9 láminas de gelatina (unos 15 gr)

Receta

Cortamos una naranja en rodajas y la ponemos en un cazo con 100 ml de agua y 100 de azúcar, cocemos a fuego bajo para que no se rompan durante 20′. Escurrimos y apartamos.

Mientras tanto vamos a preparar la masa quebrada. En un bol ponemos la harina y la mantequilla, ésta hay que ponerla fría y cortada a taquitos. Con las manos apretamos y desmenuzamos la mantequilla hasta que quede una mezcla arenosa. Ahora añadimos las claras y mezclamos hasta tener una masa homogénea. Hacemos una bola con la masa, la estiramos con un rodillo y forramos el molde de tartaleta. Tal cual la metemos en el congelador durante al menos 30′ (se puede hacer de un día para otro)

Sacamos del congelador, sobre la masa ponemos una lámina de papel vegetal y unos garbanzos para que haga peso y no suba ni se deforme. Metemos en el horno a 180ºC, horneamos durante 30′. A mitad de cocción quitamos el papel y los garbanzos para que se dore un poco la masa. Dejamos enfriar.

Pasamos a preparar el relleno de naranja. Lo primero será hidratar las hojas de gelatina sumergiéndolas en agua fría. Por otro lado en un cazo mezclamos la nata con el zumo de naranja y 100 gr de azúcar. Calentamos para que se disuelva el azúcar y en cuanto empiece a hervir apartamos del fuego. En ese momento añadimos la gelatina ya hidratada y escurrida. Disolvemos la gelatina.

Sobre la masa quebrada vertemos la mezcla colada, por si queda algún grumo de gelatina no disuelto. Dejamos enfriar, y en cuanto se pueda metemos en la nevera para que cuaje completamente.

A la hora de servir decoramos por encima con las rodajas de naranja confitadas.

Sugerencias y consejos:

Esta masa quebrada no lleva azúcar, por lo que es perfecta para usar en elaboraciones saladas tipo quiche o pasteles salados. Además es muy manejable, no se rompe, es por eso que la usamos cuando hacemos decoraciones como enrejados de este tipo:  Tartaleta de Moras 

Hemos usado naranjas sanguinas, pero por supuesto usad la variedad que os guste o tengáis a mano.

 

GuardarGuardarGuardarGuardar

GuardarGuardar

No Comments