Tarta de lemon curd y chocolate blanco

¿A quién no le gusta el chocolate blanco? ¿el lemon curd? ¿y el bizcocho? si todas vuestras respuestas han sido afirmativas, ¡esta es vuestra tarta perfecta!
El bizcocho de chocolate blanco está adaptado del libro “Pasión por el chocolate” de Trish Deseine, el libro es una autentica delicia, muy recomendado para los chocoadictos como nosotras.

la_cuchara_azul_tarta_lemon_curd_chocolate_blanco_2

Tarta de lemon curd y chocolate blanco

Preparación: 60′
  Raciones: —
⥯  Dificultad: media

Ingredientes

  • Para el bizcocho:

– 60 gr de chocolate blanco
– 55 gr mantequilla en pomada
– 125 ml nata líquida
– 90 gr azúcar
– 1 huevo XL (o 2 huevos M)
– 110 gr de harina de trigo
– 1 cucharadita de levadura química

  • Para la crema de chocolate blanco:

– 1 hoja de gelatina
– 150 gr de chocolate blanco
– 200ml de nata líquida muy fría
– 1 cucharada de agua caliente
– colorante color melocotón (opcional)

  • Para el relleno:

– Lemon curd

Receta

Pare empezar tenemos que preparar el bizcocho. Yo esta vez lo preparé en un molde con un diámetro de 16,5cm. Es pequeño pero tiene altura, me gusta que las tartas tengan un diámetro pequeño y más altura de la normal. Es cierto que también me viene bien por que somos dos en casa, aunque si fuese el doble de grande tampoco sería un gran problema comerlo.

Ponemos el horno a precalentar a 180º. Primero untamos el molde con mantequilla y los forramos con papel vegetal.

En un cazo ponemos la nata a calentar y le añadimos el chocolate blanco, removemos bien hasta que se funda. En un bol mezclamos el azúcar con la mantequilla y batimos durante unos 4 minutos, hasta que la mezcla se vuelva espumosa y blanquee. Llegados a este punto añadimos el huevo, cuando esté integrado añadimos la mezcla de chocolate blanco y nata y volvemos a batir (no demasiado). Incorporamos la harina tamizada junto con la levadura química. Ya tenemos casi listo nuestro bizcocho de chocolate blanco, ahora tan solo nos queda hornearlo durante 25 o 30 minutos. Cuando esté lo dejamos enfriar durante 10 minutos en el molde, y lo desmoldamos encima de una rejilla para que se termine en enfriar.

Mientras tanto preparemos el lemon curd, en ese enlace tienes la receta para hacerlo y la cantidad justa para rellenar nuestro bizcocho. Yo lo suelo preparar el día de antes para tenga más cuerpo y ganar un poco de tiempo.

Para hacer la crema de chocolate blanco tan solo tendremos que dedicarle 10 minutos. Primero pondremos a ablandar la hoja de gelatina en un bol con agua fría. Cuando veamos que ya se ha hidratado y esté blandita, tiramos el agua fría del bol y echamos la cucharada de agua caliente para que se disuelva en ella la hoja de gelatina. Mientras tanto fundimos en el microondas o al baño maría el chocolate blanco, lo dejaremos enfriar y le añadiremos la gelatina con el agua. Solo nos queda montar la nata. Cuando la tengamos montada añadiremos poco a poco la mezcla fría de chocolate blanco. Recordemos que si la mezcla no estuviera fría nuestra nata montada se vendría abajo.

Cuando tengamos totalmente frío el bizcocho, le haremos dos cortes, para obtener 3 discos en total. Llega el momento de convertir nuestro bizcocho en una tarta, para ello vamos a proceder con el montaje.

Ponemos la base del bizcocho en el plato donde queramos presentar la tarta. Para ésto os recomiendo poner tiras de papel vegetal rodeando el bizcocho, de forma que cuanto terminemos de decorar el pastel y la crema de chocolate esté un poco dura, retiremos de papel y no manchemos el plato de presentación.

El montaje va a ser muy sencillo, simplemente tenemos que alternar las capas de lemon curd y de crema de chocolate blanco sobre cada plancha de bizcocho, como se puede apreciar en la foto del corte. Cuando tengamos la tarta montada, tendremos que decorar el exterior con más crema de chocolate blanco. Para hacer el degradado aparté un poco de crema en un bol y le añadí un poquito de colorante en pasta color amarillo pastel, por supuesto esta parte es opcional.

Para distribuir la cobertura de la crema de chocolate sobre la tarta nos hará falta una espátula, a unas malas cualquier utensilio de cocina que se pueda parecer, un cuchillo redondeado por ejemplo.

Colocaremos la base de la tarta sobre un pedestal o plato con las tiras de papel que hemos indicado antes. Para empezar tenemos que poner una capa más bien fina de la crema sobre todo el bizcocho, esta primera capa va a servir para que las migas se queden fijas en esa capa y no se mezclen con la segunda capa de crema. Metemos en el frigorífico durante 30 minutos o hasta que notemos que la crema a adquirido cierta consistencia.

Ahora vamos a distribuir la crema a la que le hemos añadido colorante por toda la parte baja de la tarta con la espátula. Seguimos aplicando crema, ahora la que no tiene colorante, por el resto de la tarta, es decir, de arriba a abajo, hasta llegar a la parte coloreada. En la unión intentaremos mezclar las cremas para formar el degradado. Para darle un toque más informal, la he terminado de dar forma con una cuchara, para formar pequeños surcos y dibujos en la crema en toda la parte superior.

Para acabar le rallamos un poquito de piel de limón. !A comer!

la_cuchara_azul_tarta_lemon_curd_chocolate_blanco_

Sugerencias y consejos:

En la receta original del bizcocho, las cantidades de todos los ingredientes se doblan, y es que se hacen dos moldes de un diámetro de 23 cm.

Recordemos que el tiempo de horneado es totalmente variable según la potencia de nuestro horno, el mío es pequeño y suele cocinar más rápido que uno convencional.

No Comments