Sepia a la plancha con ajo y perejil

Hacer sepia a la plancha no tiene ningún misterio, pero es una receta que no teníamos en nuestro recetario y que nos encanta. Así que le hemos querido poner remedio y hoy os mostramos como la hacemos nosotras. Además la sepia, jibia o choco, que es como se la conoce, es un plato super ligero, con poca grasa y encima está buenísima, vamos una receta perfecta ahora que empezamos la operación bikini no?

La sepia es un producto muy versátil tanto que os vamos a contar lo que pueden dar de sí dos sepias grandecitas. La semana pasada que las vimos bien de precio compramos dos. Con estas dos sepias nos hemos puesto a cocinar y hemos hecho 3 recetas diferentes para dos personas. La primera de esta saga de tres es la receta que os traemos hoy, y la semana que viene os mostraremos dos recetas más: Pasta con sepia y albahaca y Arroz negro.

Para organizarnos bien haremos una cosa, para la receta de hoy usaremos el cuerpo de una de las sepias. Por otro lado guardaremos en el congelador “los recortes”, aletas y tentáculos, de la sepia de hoy junto con la otra sepia ya limpia y troceada. Dividiremos todo en dos recipientes, cada uno para una receta.  Así para cuando vayamos a hacer otra receta solo tendremos que descongelar la sepia troceada y limpia la noche de antes. Ains como me gusta organizarlo todo 😉

Pues lo dicho, que la semana que viene venimos con más recetas con sepia para aprovechar bien la compra, pero hoy a lo que vamos, a hacerla a la plancha con su ajito y perejil 😉

 Sepia a la plancha con ajo y perejil

Preparación: 15′
  Raciones: 2
⥯  Dificultad: baja

Ingredientes

  • una sepia grande
  • 1 ajo
  • un puñadito de perejil
  • aceite de oliva
  • limón
  • sal
  • ensalada para acompañar

Receta

Lo primero que haremos será limpiar la sepia. Lo normal será que la encontremos sin vísceras y sin la concha interna. Así que empezaremos cortando la cabeza/tentánculos para separarlos del cuerpo. Al cuerpo le quitamos la piel, sale bastante fácil, y le quitamos las aletas. Después cogemos la cabeza de cortamos la parte de los ojos para desecharla, nos quedamos con los tentáculos pero hay que quitarle el pico, eso es la boquita del animalillo, y es como una bola dura con pico, si pico, igualito al de una cacatua 😉 Vale, reservamos los tentáculos y las aletas limpias para otra receta.

Cogemos lo que nos interesa hoy que es el cuerpo. La partimos en dos y les haremos cortes profundos en forma de rombo, así se harán rápidamente en la sartén.

Por otro lado hacemos un majado con ajo y perejil. Para esto ponemos el ajo pelado en un mortero, un puñadito de perejil y una pizca de sal, machacamos. Ahora añadimos un chorro de aceite de oliva y mezclamos todo bien.

En una sartén bien caliente con un chorrito de aceite de oliva ponemos un trozo de sepia y lo cocinamos un par de minutos por cada lado con una pizca de sal.

En cuanto esté lista la servimos con una cucharadita del majado de ajo y perejil. Una trocito de limón para añadirle en justo antes de comerla y una ensalada para acompañar y listo!!

Sugerencias y consejos:

Los recortes de la sepia los podéis congelar y así los podremos aprovechar para otra receta. Más adelante os daremos varias ideas.

 

No Comments