Lasaña de pollo y calabacín

¿Os apetece una lasaña? Ésta es fruto de un sobrestock de calabacín que tengo en la nevera. No lo puedo remediar, cuando voy a la frutería y veo que algo está especialmente barato, me lo llevo todo. Bueno, todo es exagerar, pero ayer compré un montón de calabacines y algo hay que hacer con ellos. En mi caso, la pechuga ya la tenía cocida, así que ha resultado ser una receta rápida y riquísima que en casa ha encantado.

¡Todas las lasañas de nuestro blog aquí!

Laccharazul_lasaña_pollo_calabacín

Lasaña de pollo y calabacín

Preparación: 50′
  Raciones: 4
⥯  Dificultad: baja

Ingredientes

  • 1 cebolla pequeña
  • 1 calabacín grande
  • 250 gr pollo cocido
  • 8 placas de lasaña
  • aceite de oliva
  • 3 cucharadas de harina de trigo
  • 1/2 litro de leche
  • sal
  • nuez moscada
  • queso rallado

Receta

Primero vamos a ir preparando la pasta. La que yo uso es precocida, se supone que con ésta se puede montar directamente la lasaña, pero hay que tener la precaución de que la salsa sea bastante líquida, ya que con ésta se hidratará la pasta. Yo la pongo en remojo, en agua muy caliente, para hidratarla. De este modo evitamos que la pasta se hidrate con nuestra salsa, lo que puede hacer que nos quede una lasaña muy seca. En el caso de que vuestra pasta no sea precocida, cocedla como indique en el paquete.

Vamos con el relleno. Picamos la cebolla y la ponemos a pochar en una sartén, con un chorrito de aceite de oliva y sal. Lo haremos durante unos 10′ más o menos, a fuego bajo. Una vez esté blandita añadimos el pollo ya cocido y cortado en tiras. Ahora ponemos 3 cucharadas de harina. Rehogamos todo junto para que la harina sea absorbida por el pollo y la cebolla. Un par de minutos después ponemos la leche, salamos, añadimos la nuez moscada y seguimos removiendo sin parar. Todo ésto a fuego medio-bajo. Poco a poco nuestra salsa irá espesando, consiguiendo la crema con la que rellenaremos la lasaña. Cuando tengamos una textura cremosa retiramos del fuego.

Lavamos bien el calabacín y lo cortamos en lonchas, pero a lo largo. Intentamos que sean finas,de unos 3 mm o así y todas del mismo grosor. Lo suyo es usar una mandolina, pero si no tenemos, lo haremos a cuchillo y con algo de maña algo nos saldrá. ;).

Ya tenemos todo lo necesario, así que ponemos el horno a calentar a 200ºC y en una bandeja de horno empezamos a montar la lasaña. La engrasamos con un poco de aceite de oliva. Primero ponemos una capa con la mitad de la pasta, ésta la habremos sacado del agua y escurrido bien. Después ponemos lonchas de calabacín con un pelín de sal. Por último ponemos parte de la crema de cebolla y pollo. Repetimos de nuevo hasta acabar con lo que tenemos.

Para decorar podemos poner unas tiras de calabacín como yo he hecho. Rallamos queso y lo llevamos al horno durante 25′ a 200º C.

Sugerencias y consejos:

Como os comentaba al principio, la pechuga ya la tenia cocida. Hice un pollo asado y me sobró un poco, el cual aproveché para esta receta. Os pongo el enlace aquí por si os interesa matar dos pájaros de un tiro.

Si no se tuesta demasiado, como en mi caso, lo podéis poner a gratinar durante unos 5′ en la bandeja de arriba del horno.

2 Comments