Asado de costillas con patatas

Si tienes poco tiempo para estar en la cocina pero te apetece hornear algo delicioso esta es tu receta. La aprendí de mi suegra Cati, ella hace un asado de costillas muy rico! Pues bien esta es mi versión algo especiada, con perejil y ajitos asados. El resultado está igualmente delicioso.

En ocasiones también le añado calabacín o calabaza, toda verdura es bien bienvenida 😉 Un truquito que se suele usar al cocinar costillas es cocerlas antes de asarlas, así la carne del hueso sale tal cual. Además queda muy jugosa, pero en esta ocasión no vamos a hacer este paso. Pero si tenéis pensado hacer unas costillas a la bbq ese paso es muy recomendable. ¡Vamos con la receta!

Asado de costillas con patatas

Preparación: 1h
  Raciones: 2
⥯  Dificultad: baja

Ingredientes

  • 3 tomates maduros
  • 1 cebolla grande
  • 3 patatas grandes
  • 1 kilo de costillas de cerdo
  • 6 dientes de ajo
  • vino blanco
  • perejil picado
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharada de orégano
  • aceite de oliva
  • sal

Receta

Comencemos arreglando las verduras, para ello pica la cebolla y el tomate en rodajitas no muy finas. Lava y pela las patatas, córtalas en trozos irregulares, o si lo prefieres en rodajas no muy gordas. En un bol añade una cantidad generosa de aceite (un buen chorro). Al mismo bol añade las especias, el perejil picado, la sal y mezcla bien todo con la ayuda de una cuchara. Llega el momento de añadir la cebolla, los ajos, el tomate y las patatas al bol que tenemos llenito de sabor. Impregna bien todas las verduras y repartelas por la bandeja de horno que vayas a usar para hornear. Precalienta el horno y reservar.

Por otro lado divide las costillas una a una, sálalas y añadelas al bol de antes con el aceite que nos quede de las verduras. Si no te quedara nada de aceite puedes repetir la operación con menos cantidad de aceite y especias. Una vez que las costillas estén impregnadas añádelas a la fuente de horno de las patatas. Reparte bien todo en la bandeja y evita que unas ingredientes queden encima de otros para que se doren bien. Riega todo con un chorrito fino de vino blanco.

¡Al horno! Durante 30 minutos a 220ºC, en mitad de la cocción mueve todo ligeramente para que el dorado sea uniforme y… ¡listo! Ya podemos disfrutar de nuestras costillas asadas con patatas, cebollita, ajito… ¿y si hacemos un poquito de alioli? ¡Para chuparse los dedos literalmente!

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardar

No Comments